Fetiche. El objeto como médium del pasado y de la sensualidad

Publicado por Tony Tacacci on 23:24

Imita. No seas tímido al respecto.
Intenta llegar tan cerca como puedas.
Nunca recorrerás todo el camino,
y la distancia puede resultar realmente sorprendente.

Bruce Mau "Manifiesto (incompleto) para el crecimiento", 1998


La fascinación por formas reconocibles al diseñar, a menudo el pasado, como elementos de trabajo para generar nuevos objetos, lleva a rescatar arquetipos con historia, con memoria, que aportan una narrativa propia. En realidad, se trata de cierto tipo de reciclaje. En este caso ya no se reutilizan los objetos, sino formas, conceptos y, ,sobre todo, símbolos. Aparece aquí el concepto de copia.

Las ideas ni se crean ni se destruyen, tan sólo se transforman. Esta consigna, parafraseando, o quizás copiando a la ciencia, podría representar el fin de lo que entendemos como originalidad.

Quizás, en la diferencia entre el original y la copia se encuentra el discurso de uno mismo. Podemos copiar ideas, estrategias o formas. Pero utilizar los mismos ingredientes no garantiza el éxito. Libros de recetas hay muchos, buenos cocineros no tantos. Se necesita talento para saber copiar. En literatura hay el término metaliteratura: textos que se apoyan en otros textos, que se apropian de éstos, para crear una red de referencias. ¿Quién duda de que Ulises de Joyce sea una obra original y, sin Dante, no sería posible? ¿Hablamos pues, de un metadiseño?


Fuente. Offjetos: conceptos y diseños para un cambio de siglo. Museu de las arts decoratives de Barcelona, España. 2007